F

La movilidad académica es un elemento básico y fundamental en el proceso de internacionalización de la educación superior. El flujo de personas, tecnología y conocimientos, a través de las fronteras, así como la integración económica y cultural requieren la instrumentación de mecanismos de cooperación universitaria para potenciar y mejorar la calidad de la educación superior.


La internacionalización de la educación superior debe ser considerada como una prioridad en el desarrollo de las políticas educativas de última generación, a efecto de que las instituciones universitarias formen profesionales preparados para un mundo globalizado.


La integración de la comunidad Iberoamericana presenta múltiples retos. Por un lado, concretar la identidad de nuestros pueblos, aun cuando siempre se ha reconocido que compartimos un rico patrimonio cultural, en el que el encuentro entre las culturas fue seguido de la convivencia y el intercambio entre naciones soberanas e independientes. Por otro lado, con respecto al resto del mundo, hacer de la región un polo de desarrollo económico, altamente productivo y competitivo.


Dentro del proceso de internacionalización de las instituciones de educación superior, la tendencia más notoria es la movilidad estudiantil, ya que permite mejorar sustancialmente la formación integral de los alumnos, al incorporar una visión cultural y técnica en sus estudios y enriquecer el proceso de enseñanza-aprendizaje.